PACTO O REFORMA FISCAL ¿CALLEJÓN SIN ESCAPATORIA?