Historia de la inmigración en Italia: De 1900 hasta hoy, ¿qué ha cambiado?

Realidad de los extranjeros ayer y hoy
noviembre 15, 2018
El potencial de la diáspora hacia el desarrollo de República Dominicana
noviembre 15, 2018

Historia de la inmigración en Italia: De 1900 hasta hoy, ¿qué ha cambiado?

“Recuerda, recuerda siempre que todos nosotros, y tú y yo en particular, somos descendientes de inmigrantes” Franklin D. Roosevelt

“Hay quienes se han quedado, quienes han regresado después de un tiempo, quienes han tenido u optado por emigrar, como no lo hicieron durante
mucho tiempo, cuando salieron en busca de trabajo y fortuna. Es como si esta tierra en movimiento hubiera querido sacudirse a algunos de sus habitantes. Estos y sus hijos buscarán en otra parte esa tierra y ese futuro más acogedor, que hasta hace unos años los inmigrantes italianos o extranjeros buscaron y quizás encontraron”.

A partir de estas palabras, debemos comenzar a comprender mejor y dar una interpretación correcta al concepto de inmigración, el cual se ha mantenido igual durante miles de años.

¿Qué palabra? si no inmigración, responde bien a una necesidad comunicativa que se ha mantenido constante: moverse, especialmente en grupos, para buscar un mejor lugar para vivir.

Una palabra muy actual hoy en día que representa un universo variado, así como un fenómeno que siempre ha caracterizado las vidas de los seres humanos. La inmigración es un fenómeno tan vasto que sería bastante simplista tratar de agotarlo en unas pocas líneas, por eso nos centraremos en un aspecto particular del fenómeno, que concierne a Italia.

Como en todo fenómeno, la inmigración también se caracteriza por múltiples y variadas motivaciones. La pobreza en otro país es a menudo la única forma de salir de una vida en la pobreza, una manera de mejorar las propias condiciones buscando un trabajo que hacer, dentro del país anfitrión. En otras ocasiones, sin embargo, el motivo del cambio es eminentemente “político”: las dictaduras, las persecuciones, las guerras y los genocidios empujan a familias enteras a buscar la libertad fuera de su propio terruño, oprimidas por los fenómenos antes mencionados.

De hecho, desde el punto de vista de los migrantes, Italia parece ser un país muy especial, porque en el curso de la historia ha conocido los dos lados de la misma moneda: fluye antes de salir y ahora entra. A partir de la unidad de Italia (1861) y durante aproximadamente un siglo, hubo muchos italianos que decidieron abandonar su país natal para buscar fortuna en otros lugares. En particular, durante la duración de todo el período migratorio, alrededor de 24 millones de italianos, principalmente hombres y jóvenes, abandonaron la península.

Contrariamente a lo que se piensa, sin embargo, el fenómeno de la emigración afectó a toda la península italiana: desde la segunda mitad del 800 hasta principios del siglo XX, de hecho, el norte se caracterizó por el fenómeno, mientras que en las décadas siguientes el éxodo fue el de los sureños.

que deciden voluntariamente vivir en el extranjero, tanto, que el porcentaje de salidas de Italia es el más común entre los países de la Unión Europea.
Por otro lado, las últimas décadas han visto a Italia convertirse en un lugar de inmigración: hay miles y miles de personas que, por razones económicas o políticas, han aterrizado o están a punto de llegar a la península: país de paso o fin, Italia.

A diferencia de los otros Estados europeos, que pueden controlar la llegada de personas a las fronteras, Italia no cuenta con el filtro territorial mencionado anteriormente.

En segundo lugar, ya que se encuentra en medio del Mediterráneo, la península es la primera (y más fácil) frontera para cruzar con miras a llegar a Europa. En resumen, ese país tiene muchas características que han jugado a favor del desarrollo de la inmigración, haciendo de Italia una nación anómala y única en este mundo, desde este punto de vista.

Esa península, después de haber conocido ambos fenómenos (emigración e inmigración), es un excelente ejemplo de cómo la historia siempre se ha caracterizado por la ciclicidad. Sin embargo, una ciclicidad debe encontrar un plan de acción serio y eficiente para abordar lo que hoy se ha convertido en una verdadera emergencia humanitaria y territorial.

Etapas más significativas de la inmigración en Italia

• De 1970 a 2010, los migrantes en Italia aumentaron 35 veces y de una presencia marginal se convirtieron en uno de los fenómenos sociales más relevantes. Considere también que, según los datos del Banco de Italia, más de 150 mil personas ingresan a Italia todos los días por turismo
o trabajo, lo que garantiza unos ingresos en divisas de alrededor de 29 mil millones de euros.

• En el 2010, se emitió un total de 1,543,253 visas para ingresar al país, de las cuales, aproximadamente, 218 mil fueron por razones que implican
una permanencia definitiva y si no definitiva por trabajo, familia, estudios, residencia electiva y otros.

• En los años 70 y 80, la inmigración en Italia se constituye en un fenómeno incipiente con proporciones limitadas. Los primeros flujos están
compuestos, principalmente, por trabajadores domésticos de poca visibilidad social, solicitantes de asilo, que a menudo pasan por países de
ultramar, trabajadores agrícolas en Sicilia y los primeros trabajadores de la industria.

• A partir de 1986, año de la primera Ley Nacional de Inmigración, y durante casi todos los años ‘90, se desarrolla una fase que podría llamarse “de
la emergencia”, en la que el país se ve obligado a enfrentarse con un fenómeno que comienza a adquirir una dimensión cuantitativa significativa.

• Para los migrantes, Italia se está convirtiendo cada vez más en un país de “primera elección”, especialmente después de la caída del Muro de
Berlín y el comienzo de la emigración desde Europa del Este. No obstante, en el país hay una falta de visión a mediano y largo plazo y no se
perciben las implicaciones estructurales de la inmigración, lo que también se refleja en los límites de la legislación pertinente.

• Evolución de la inmigración italiana

• 1970: solo 13.838 residentes (solo en 1979 se superaron las 200 mil unidades);

• 1986: primera Ley de Inmigración y primera regularización prevista por el legislador, seguida de otras circulares dispuestas únicamente a nivel administrativo;

• 1987: más de medio millón de habitantes;

• 1990: segunda Ley de Inmigración y segunda regularización,con más de 200 mil beneficiarios;

• 1995: tercera disposición (decreto ley no convertida en ley) y tercera regularización, con más de 250 mil beneficiarios;

• 1997: más de 1 millón de residentes;

• 1998: cuarta Ley de Inmigración y cuarta regularización, con más de 250 mil beneficiarios;

• 2002: quinta ley de inmigración, más de 1.5 millonesde residentes y una mayor regularización con más de 700 mil solicitudes;

• 2004: más de 2 millones de residentes;

• 2005: más de 3 millones de habitantes;

• 2007: más de 4 millones de residentes extranjeros;

• 2009: la última Ley de Inmigración (el llamado “paquete de seguridad”) y la última regularización con alrededor de 300 mil solicitudes;

• 2010: casi 5 millones de extranjeros, incluidos más de 4,5 millones de residentes.

Los extranjeros que residen en Roma al 1 de enero de 2016 son 365,181 y representan el 12.7% de la población residente. La comunidad extranjera más grandes es la que proviene de Rumanía, con el 24.4% de todos los extranjeros presentes en el territorio, seguida de Filipinas (11.2%) y Bangladés (7.9%).

Políticas de migración

Italia gestiona el fenómeno de los flujos migratorios de países que no forman parte de la Unión Europea, a través de políticas que combinan la recepción y la integración, con acciones para combatir la inmigración irregular.

La entrada en el territorio del Estado está permitida en los cruces fronterizos a aquellos en posesión de un pasaporte o documento equivalente, y una visa. El programa estatal, periódicamente, por decreto del Presidente del Consejo de Ministros, los llamados “decretos de flujos” introducidos por la ley n.40 / 1998, la cuota máxima de extranjeros que deben ser admitidos en territorio italiano para trabajadores subordinados y autónomos. La legislación también prevé la entrada en el empleo en casos especiales (Artículo 27 de la Ley Consolidada de Inmigración).

El Estado, las regiones y las autonomías locales, en colaboración con las asociaciones del sector y con las autoridades de los países de origen, favorecen la integración de los ciudadanos extranjeros que están regularmente en Italia (artículo 42 de la Ley de Inmigración),
a través de programas que dan información sobre derechos y oportunidades de integración o reintegración en los países de origen y promueven la formación lingüística, cívica y profesional, favoreciendo la entrada en el mundo del trabajo.

Los consejos territoriales de inmigración, establecidos en cada prefectura (decreto presidente del Consejo de Ministros, del 18 de diciembre de 1999), monitorean la presencia de extranjeros en el territorio y el nivel de inserción sociolaboral, para promover políticas de integración local dirigidas, en colaboración con otras instituciones y con instituciones sociales privadas. Estos organismos representan el elemento de conexión entre el gobierno central y las realidades locales para todo lo relacionado con la inmigración y las cuestiones relacionadas, asegurando la homogeneidad de las políticas de gestión del fenómeno en todo el territorio. (Decreto Legislativo de Inmigración n. 286/1998).

En el marco del Programa Marco “Solidaridad y Gestión de los Flujos Migratorios” 2007-2013 (Programa SOLID), establecido para “garantizar un reparto justo de responsabilidades entre los Estados miembros, para una gestión integrada de las fronteras exteriores de la UE y para implementar políticas comunes, en materia de inmigración y asilo, el Ministerio del Interior tiene a su cargo la gestión de los siguientes cuatro instrumentos financieros:

1. Fondo europeo para la integración de nacionales de terceros países: nació con el objetivo de apoyar a los Estados miembros de la Unión Europea, a través de políticas que permiten a los ciudadanos de terceros países, legalmente llegados a Europa, cumplir con las condiciones de residencia e Integrarse más fácilmente en las sociedades de acogida.

2. Fondo Europeo para los Refugiados: dirigido a los Estados que acogen a los solicitantes de asilo, apoya los programas y acciones relacionados con la integración de las personas cuya estancia es duradera y estable. El fondo también incluye medidas para hacer frente a las llegadas repentinas, en caso de guerras y conflictos internacionales.

3. European Return Fund: garantizar una política de retorno efectiva, de conformidad con la Carta de los Derechos Fundamentales y sobre la base de la preferencia por la repatriación voluntaria, para hacer frente a la inmigración irregular.

4. Fondo Europeo para las Fronteras Exteriores: el objetivo de este instrumento es garantizar controles fronterizos externos uniformes y de alta calidad, facilitando el tráfico transfronterizo flexible, incluso, mediante cofinanciación o acciones específicas o iniciativas nacionales de cooperación entre los Estados miembros sobre la política de visados. Cada uno de los cuatro fondos SOLID se implementa a través de la definición de un programa plurianual, cuyas pautas se ejecutan dentro de los programas anuales individuales.

En la estructura organizativa descrita por el Ministerio del Interior, la gestión del Fondo Europeo para las Fronteras Exteriores se confía al Departamento de Seguridad Pública, mientras que la gestión del Fondo Europeo de Integración, el Fondo Europeo para los Refugiados y el Fondo de Repatriación se confía al Departamento de Libertades Civiles e Inmigración.

En general, la legislación italiana sobre la condición jurídica del extranjero se inspira en la reafirmación de los derechos fundamentales de la persona humana (artículo 2 de la Constitución). Estos derechos incluyen los derechos civiles, familiares y sociales y algunas formas de participación política de carácter consultivo de los extranjeros que residen legalmente en Italia.

 

 

 

Los extranjeros que residen en Roma al 1 de enero de 2016 son 365,181 y representan el 12.7% de la población residente.

Por lo tanto, la legislación parece estructurada de tal manera que puede considerarse una herramienta esencial para promover la integración
de los extranjeros, con el objetivo de extender la efectividad del principio de igualdad establecido en el artículo 3 de la Constitución. Por ello,
el principio de igualdad implica, para los extranjeros que residen legalmente, no solo las obligaciones, sino también los
derechos sobre la base de la igualdad con los ciudadanos.

Constitución italiana, artículo 2

 

La Constitución italiana, en su artículo 2, menciona que “La República reconoce y garantiza los derechos inviolables del hombre como individuo, y dentro de las formaciones sociales donde tiene lugar su personalidad, y exige el cumplimiento de los deberes vinculantes de solidaridad, política, económica y social”.

En el artículo 2 se reconocen solemnemente los derechos inviolables del hombre hacia el Estado italiano. Con ello se afirma el principio de que, incluso, el poder soberano debe ser detenido ante estos derechos de la persona. Reconocer derechos fundamentales significa aceptar algo que ya existe, derechos que no son creados por el Estado, pero que constan, independientemente de ellos. La inviolabilidad de la ley no significa que el
Estado no pueda, en algunos casos, limitar estos derechos (de hecho, la Constitución establece límites en la regulación de las diversas libertades), sino que estas limitaciones deben hacerse con actos que tengan fuerza de ley.

Se garantiza el reconocimiento a todas las personas que tienen que ver con el Estado, no solo a los ciudadanos italianos.

En general, la legislación italiana, sobre la condición jurídica del extranjero, se inspira en la reafirmación de los derechos fundamentales de la persona humana (artículo 2 de la Constitución). Estos incluyen los derechos civiles, familiares y sociales y algunas formas de participación política de carácter consultivo de los extranjeros que residen legalmente en Italia.

Estos derechos y deberes son cada vez más amplios en relación con el establecimiento, así como la integración, del extranjero que vive en Italia.

En cualquier caso, los derechos fundamentales inherentes a la persona humana también se aplican a los extranjeros presentes en el territorio del Estado en una condición irregular. Todos los extranjeros disfrutan de la protección de los derechos fundamentales de la persona humana previstos
en las normas internas, las convenciones internacionales vigentes y los principios generalmente reconocidos de derecho internacional, de conformidad con el artículo 2 de la Ley Consolidada sobre Inmigración y el artículo 10, párrafo 1, de la Constitución.

El principio de igualdad, enunciado en el artículo 3 de la Constitución, también se aplica para garantizar los derechos humanos inviolables reconocidos en el artículo 2 de la Constitución. El mismo establece el límite a la discreción del legislador para regular los derechos fundamentales. El párrafo 2 del artículo 10 de la Carta Magna contiene una reserva legal que se refiere a las obligaciones definidas por muchas normas internacionales
para proteger los derechos humanos con respecto a la dignidad de la persona.

Entre estas normas, el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales (Roma, 1950), del cual Italia forma parte (ratificado y aplicado por ley No. 848, el 4 de agosto de 1955,) es de suma importancia.

El artículo 14 de la Convención establece que debe garantizarse el disfrute de los derechos y libertades reconocidos por la Convención, sin distinción alguna, basada en el sexo, la raza, el color, el idioma, la religión, las opiniones políticas u otras opiniones en general. ‘Origen nacional o social, en pertenencia a una minoría nacional, en bienes improvisados, nacimiento o cualquier otra condición: todos son iguales ante la ley y tienen
derecho sin discriminación a igual protección de la ley.

Una tierra florece porque ha sido alimentada por tantas fuentes. Porque ha sido alimentada por tantas culturas, tradiciones y pueblos. (Lyndon B. Johnson, 36º presidente de los Estados Unidos).

Resumen

La inmigración es un fenómeno que a veces ha caracterizado la formación de los pueblos, a menudo influyendo en sus políticas sociales y económicas. Desde la antigüedad ha habido migraciones y estos movimientos afectan al mundo.

Italia se encuentra entre los países europeos más afectados por la inmigración.

La razón principal por la que muchas personas emigran es que no encuentran lo que quieren en sus países de origen: falta de trabajo en sus Estados, guerras relacionadas con los Estados de origen, sueño de encontrar bienestar en el país de destino, etc.

Italia, es vista en todo el mundo occidental como un destino al que se puede llegar para encontrar bienestar, desafortunadamente esto no es lo que se encuentra a menudo. Una crisis económica que está repercutiendo en la mayor parte de Europa y el número cada vez mayor de inmigrantes, no siempre hace puestos de trabajos disponibles. Al no tener un trabajo, se encuentran sometidos a formas no declaradas e inseguras o son víctimas de organizaciones criminales.

Otro problema que surgió en los últimos años es la dificultad del Estado para estimar el número de inmigrantes, ya que también se ha desarrollado el fenómeno de la inmigración ilegal, en ausencia de leyes claras sobre el tema, las fronteras no están suficientemente controladas, experimentando un flujo migratorio enorme.

El gobierno está abordando este problema y ha aprobado recientemente nuevas leyes (Decreto Salvini).

Desafortunadamente, los inmigrantes siempre encontrarán inconvenientes. Solo podemos esperar que la condición en la que se ven obligados a vivir en sus países mejore y de consecuencia no tengan que abandonar su país de origen en busca de un mejor futuro y enfrentarse a un futuro más incierto en otros países.

Ana Díaz
Ana Díaz
Abogada en República Dominicana, Italia y España. Maestría en Inmigración en la Universidad Cá Foscari de Venecia. Diplomados en Derecho Migratorio y Consular en la Universidad Federico Henríquez y Carvajal; en Derecho Migratorio Canadiense, en el Colegio Dominicano de Abogados y en Derecho Migratorio Norteamericano, en la Academia Jurídica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.